Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on tumblr
Share on email

Bryan Sánchez

La obra de Bryan Sánchez M. es una fluida explosión de colores, líneas inconclusas y la perfecta ilusión de trazos a mano alzada. Su técnica consiste en la distorsión de las figuras comunes, y se ha convertido en uno de los principales representantes del estilo watercolor.

Este dedicado colombiano ha experimentado con el tatuaje, la pintura en lienzo y monumentales murales que constantemente prueban su estudio del color y su pasión por su oficio como artista plástico y director de arte.

La historia de este medellinense en la industria del tattoo comenzó en su ciudad natal. “Antes de salir del colegio conseguí los insumos y un primo confió en mí para que lo tatuara sin haber practicado antes en cáscaras de naranja o tocino, como se hacía en ese momento”, relató. Desde entonces, el destacable talento de Sánchez lo ha llevado a recorrer el mundo en innumerables convenciones y seminarios que dicta sobre su teoría del color.

Esta vez, nos lo topamos en la Lanfang Tattoo Convention 2019, en China, donde pudimos conversar y disfrutar de su obra en vivo.

Estilo

El también director de arte dijo estar agradecido con todo lo que el tatuaje le ha dado, pero aún recuerda cuando a sus 16 años quiso aprender pero el gremio era muy cerrado. Afortunadamente, al poco tiempo empezó a tatuar en una tienda, donde a pesar de  hacer solo letras chinas y escudos de equipos deportivos al principio, pudo ir desarrollando poco a poco su estilo hasta que dejó de ser algo frustrante.   

Fue la necesidad de crear algo distinto, lo que le llevó a inspirarse en el impresionismo de Monet y el expresionismo de Pollock para desarrollar su propio estilo. Lo que para él ha significado convertir el cuerpo de sus clientes en su lienzo. 

El color llamativo y su recurrente abstracción ha hecho de su trabajo una negación de lo obvio, y aunque en sus inicios la gente buscaba más realismo, de a poco pudo mostrar su arte y que su obra sea apreciada tal y como él la ofrece.

Bryan quiso integrar la acuarela -estilo que siempre pintó- en sus tatuajes. Ansioso confesó, nos comentó “ no tengo la paciencia para esperar que el óleo se seque, fabrico mis propios acrilicos para que parezcan acuarela”, por esta razón siempre le vino bien este estilo.

Aunque muchos de sus colegas, “sobre todo los tradicionales” infirió, no les gusta el watercolor porque “dicen que va a desaparecer con el tiempo”, Sánchez afirma que cualquier tatuaje que no sea sólido va a desvanecerse, y por ello el colombiano se preocupa de que sus colores sean sólidos, para que permanezcan con el tiempo.

El fenómeno social

Los realities show sobre tatuajes han hecho que el tatuaje haya pasado de ser algo de ghettos y pandillas, a ser un fenómeno socialmente aceptado. Pero para Sánchez M., estos medios han servido para culturizar de cierta forma a las personas, pero agregó que muchas veces han distorsionado la realidad y han hecho creer a muchos incautos que para tener un tatuaje debes tener una gran historia detrás. Luego llegaron las redes sociales que han traído la errada idea de creer que el talento se mide en seguidores.

Para los principiantes

Para quienes recién comienzan en el mundo del tatuaje, Sánchez es claro: Lo primero es no creerse el cuento, ni ser tan arrogante, y brindarle una gran experiencia al cliente que confía su piel en nosotros, ya que muchas veces van a llegar personas que viajan por el mundo para tatuarse contigo.

Para ver la galería de Bryan, haz click aquí