Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on tumblr
Share on email

Lyle Tuttle: El revolucionario incitador del tatuaje mainstream

En los últimos años los tatuajes se han convertido en un lugar de encuentro, adornando la piel de personas de todos los ámbitos y estratos sociales, desde alguien como tú o como yo, hasta grandes músicos, actores y atletas. Pero cuando Lyle Tuttle tomó una aguja por primera vez a finales de los 40’, este arte era prácticamente desconocido para las masas, era más bien asociado a la clandestinidad de los marineros y delincuentes.

Tuttle como visionario de los tatuajes buscó siempre sacar este oficio de los callejones oscuros, y llevarlo hasta la aceptación general. Su recorrido por esta industria comenzó derribando prejuicios, su trabajo se enfocó en cambiar la visión general de la sociedad con respecto a este arte.

 

Fama

Cuando el tatuador estadounidense abrió su primer estudio Lyle Tuttle Tattooing en San Francisco, en 1960, jamás se imaginó que hasta él acudirían artistas de la talla de Janis Joplin, Peter Fonda y Cher, buscando que le pintara sus cuerpos con tinta indeleble.

Tanta fue su popularidad dentro del gremio que, docenas de tatuadores como Tahití Félix Lynch y Painless Nell quisieron dejar en él su imborrable huella. Y como un verdadero ícono de la contracultura americana su fama llegó hasta los medios de comunicación. La fotografía de un Tuttle con el pelo desaliñado y con sus tatuajes al descubierto, apareció en la portada de la revista Rolling Stone.

Desde los 14 años cuando obtuvo su primera obra, hasta el día de su muerte el pasado 26 de marzo, este portavoz del tatuaje se dedicó a acumular lo que muchos entusiastas consideran la mayor colección de artefactos y obras de arte relacionadas con tatuajes, tantas fueron que le permitieron abrir su propio museo con la historia de este arte.

Aunque Tuttle se retiró a mediados de los 90’, se mantuvo como una celebridad del tatuaje presentándose en convenciones alrededor del mundo. Tatuando además su autógrafo a cientos de fanáticos suertudo, incluso hasta pocos días antes de fallecer.