Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on tumblr
Share on email

Medusa Monroe

Por allá en el año 2009, cuando Karina Maldonado quiso incursionar en el mundo del tatuaje, esta industria todavía era dominada por los hombres. Y aunque le cerraron muchas puertas solo por ser mujer, eso no la detuvo a encontrar alguien que le enseñara lo más básico de este arte.

“No me veo haciendo otra cosa”, afirmó la tatuadora chilena. Antes de egresar como diseñadora gráfica Karina, mejor conocida como Medusa Monroe, tenía la idea de dedicarse a su carrera y tomar el tatuaje como hobby, pero la vida hizo lo suyo y el tatuaje se ha convertido en su pasión, llevándola incluso hasta Nueva York donde trabajó de la mano con Megan Massacre en su estudio Grit N Glory. 

Sus inicios

Crecer en el seno de una familia “conservadora” no le impidió obtener su primer tatuaje a los 14 años. Desde ese momento la curiosidad llevó a Maldonado a involucrarse más en el tema.

Porfiada, pese a la desaprobación de su familia, con 19 años se compró su primera máquina y con ello partió su carrera como artista del tatuaje. “Después de tres años practicando y tatuando en casa, entré a un estudio y empecé a realizar trabajos pequeños. Aunque en la actualidad hombres y mujeres estamos iguales en esta industria, en el pasado muchas veces me dijeron: ¿Me vas a tatuar tú? es que no me tatuo con mujeres”, relató la tatuadora.

Aunque su obra se basa principalmente en el realismo a color, especialmente mascotas, Medusa es una artista integral que no se cierra a ningún trabajo, a excepción del tradicional japonés. Estilo que admite no sentirse capaz de realizar por el contexto cultural en el que está envuelto, “lo respeto mucho”, sentenció.

Diferencias culturales

Según la experiencia de esta artista chilena, cada lugar en el que ha trabajo tiene una cultura del tatuaje totalmente distinta. Incluso dentro de Chile, las diferencias entre la capital y el interior del país son evidentes. “En Viña del Mar normalmente se hacen trabajos pequeños, mientras que cuando vengo a tatuar hasta Santiago, hago piezas más grandes, y eso me encanta”, acotó Medusa.

Por otro lado, en Estados Unidos la historia es completamente distinta: allá la gente se preocupa por lo que se va hacer y no por lo que le va a costar.

Nueva York

“Si me hubiesen preguntado cuando empecé, jamás me hubiese imaginado lo que he logrado con mi trabajo”, sentenció Karina. Una de esas grandes experiencias que le ha permitido vivir el tatuaje, fue su paso por Grit N Glory. Gracias a un amigo en común, su obra llegó a manos de Megan Massacre, quien le abrió un spot en su estudio mientras estuviese en Nueva York.

Para esta tatuadora chilena una de las cosas más satisfactorias de su carrera ha sido que su familia acepte su oficio y lo disfrute. “Que mi papá me recomiende con sus amigos, y que mi abuela se quiera tatuar conmigo no tiene precio”, agregó Medusa.

Para los principiantes:

Ahora hay muchas formas de aprender, deben tener paciencia. No tomarse el tatuaje a la ligera porque se está trabajando con la salud de una persona. Especialmente ahora que los insumos son cada vez mejores y nos permiten lograr resultados increíbles.

Para ver la galería de Medusa haz click aquí