Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on tumblr
Share on email

Renatta Torres

Desde ese tosco tatuaje de cejas, que no era más que una línea ordinaria enmarcando la mirada, hemos evolucionado a la técnica del tatuaje semipermanente que se realiza pelo a pelo. Fue así, como a través de una publicación en Instagram, Renatta Torres conoció el microblading.

 

Para ella, esta técnica representó una interesante fusión entre su pasión por el tatuaje (tiene más de 40) y la estética. La joven santiaguina no perdió el tiempo e inmediatamente se dedicó a recorrer el mundo para certificarse, porque según su experiencia “en Chile no hay nadie que te enseñe a profundidad”.

 

Desde entonces, su avidez por aprender la llevó a coleccionar más de 35 certificados de países como Rusia, Vietnam y Japón, capitales pioneras en tratamientos de belleza.

 

Desde su estudio Bar Beauté, en Providencia, Renatta no solo trabaja con tratamientos faciales, sino que se ha convertido en una experta del maquillaje de estrías y cicatrices, siendo ella su primera clienta.

 

Su dedicación por su oficio la ha llevado a ser su propio “conejillo de indias” en varias ocasiones, desde realizarse a ella misma su primera cobertura de estrías, hasta testear los compuestos de todos los productos de su línea de cuidado.

 

Esta emprendedora tuvo un temprano tropiezo con el tatuaje tradicional, el cual practicó durante algún tiempo, y aunque nunca encajó por completo con ella, le sirvió para desempeñarse mejor en los procedimientos estéticos que realiza en la actualidad.

 

Al igual que en el tattoo, más allá de un “resultado bonito”, para Torres es importante que los esteticistas sepan cómo envejecen los pigmentos y las tintas, “especialmente en zonas tan expuestas como el rostro”.

 

Tomen nota

 

Renatta es muy cuidadosa en cuanto de insumos se trata, y hace énfasis en que nunca se deben utilizar tintas para realizar procedimientos en las cejas y los labios. Mala praxis que lamenta es más común de lo que se piensa, pues de errores como este se llena su estudio. “Hay mucha gente aplicando este tipo de tratamiento sin conocimientos, y quienes acudieron a ellos para arreglar un problema, terminan con algo peor”, sentenció. Asegurando que son muchas las mujeres que acuden a ella para arreglar tratamientos estéticos fallidos.

 

En el caso del microblading, por ejemplo, insiste en que tampoco se deben ocupar máquinas, porque como cualquier tatuaje, el pigmento entra más profundo (en la dermis) y, al cabo de un tiempo, las líneas se expanden y la ceja pasa a ser una horrible mancha. 

 

Pero cuando hablamos del camuflaje de estrías la historia es completamente distinta. Considerando que para ella este método es difícil de lograr, porque “cada piel tiene un fototipo distinto”, Torres se arma con una Xion de la FK Irons y cartuchos 5 Magnum, para aplicar tonos de la World Famous y la Eternal Ink.

 

El proceso no es tan simple como parece. “No se trata de colocar tinta y pintar, creo un tono base y luego lo adecuo dependiendo de cada clienta. Diluyo al doble las tintas hasta que queden acuareladas”. 

 

“La experiencia te dirá que está estéticamente bien”

 

Torres nos aseguró que cualquier persona es capaz de realizar este tipo de tratamientos, ya sea el microblading o el maquillaje de ojeras, lo único que se necesita es práctica. Entre risas, nos confesó que sus primeras cejas no quedaron “tan bien como ahora”, aunque agregó que “tampoco quedaron horribles”.

 

Paga con una sonrisa

 

La pasión que siente por su oficio ha llevado a Renatta a expresar su sentido de filantropía realizando gratuitamente tratamientos de microblading y micropigmentación a personas que sufran de alopecia, hayan padecido cáncer o tengan algún problema estético como consecuencia de algún accidente.

 

Y no se detiene

 

Con tan solo 22 años, la joven santiaguina se ha convertido en una cátedra ambulante en cuanto a tratamientos estéticos se refiere, y lo ha demostrado con el éxito de sus talleres y seminarios, porque “competencia siempre hay pero trabajo hay para todos”.

 

“Hay que seguir aprendiendo, seguir creciendo”, aseveró. Para Renatta es importante estar en constante movimiento para ganar experiencia y de esa forma mejorar el training que le da a sus alumnas.

 

¿Algún consejo para los principiantes?

 

“¡Que inviertan! Yo siempre estoy aprendiendo cosas nuevas en los seminarios”.