Stefano Alcántara – Tatuador de clase mundial

El reconocido tatuador peruano se sentó con nosotros para hablar de sus casi 25 años en el mundo del tatuaje, en el cual ha escalado gracias a su constancia e interés en seguir aprendiendo, convirtiéndose así en uno de los artistas más reconocidos del mundo

stefano 10Entrevista: Marco Salinas y Carlos Riquelme / Edición: Palo Alberto
-

Inició con un kit básico y ahora trabaja en el reconocido estudio Last Rites, junto a la leyenda del tatuaje Paul Booth.  Stefano Alcántara solo conocía de los tatuajes por lo que se veía en la piel de los presos. No tenía idea de ese mundo, no lo entendía y menos le veía el lado artístico. Su carrera en diseño gráfico publicitario le dio una buena noción del arte, y al ver su gran talento en el dibujo durante su primer año de estudios, un amigo llamado Álvaro le cambió la visión sobre esta cultura al llevarle una revista y decirle “tienes que hacer esto”. En esta revista, un kit básico que estaba a la venta llamó la atención de Stefano, quien decidió pedirle prestado a su papá para comprarlo. En ese entonces tenía 18 años y empezó a tatuar como hobby mientras terminaba su carrera.

Como todavía no existían muchos estudios de tatuajes ni artistas reconocidos de quien guiarse en Perú, tuvo que aprender por sí mismo.

¿Cuánto tiempo te tomó el proceso de aprendizaje?

Unos 3 años. Soy autodidacta. Aprendí a armar las máquinas mirando libros de tatuajes y creo que por un año trabajé con las agujas al revés. Aunque me gustó empezar de la nada, haciéndolo como un simple hobby, creo que tener un maestro me hubiese ahorrado mucho trabajo.  Antes de abrir mi estudio y de dedicarme a esto, viajé mucho a Estados Unidos (Miami, Hawaii, California, Houston…) a hacer guest spots. Ahí tuve la oportunidad de ver qué productos tenían, cómo se hacía todo; pude conocer más sobre el manejo de un estudio de tatuajes y aprendí de muchos tatuadores que en esa época fueron mis maestros. Cada uno me enseñó algo diferente, lo que me ayudó a convertirme en quien soy ahora.

¿Cómo has visto la evolución del tatuaje? 

Ha crecido muchísimo. La nueva generación de tatuadores están empezando de un punto diferente al que empecé yo. Tengo casi 24 años tatuando y en esa época era un aprendizaje muy clásico: líneas, old school, tribales. Ahora es otra cosa y hasta en mis seminarios debo enseñar diferente. Ya no hay una forma correcta o incorrecta de tatuar, el resultado final es lo que importa. Considero que el tatuaje está siendo visto como un medio artístico tan válido como cualquier otro. Estuve el año pasado en la primera exposición de tatuadores en un museo grande, el de arte contemporáneo de Roma. Fue algo muy importante, un paso muy grande para la industria.

Háblanos un poco de tu estilo 

Es una evolución. Antes hacía realismo blanco y negro, ahora trabajo más surrealismo.. Trato de ponerle una firma, un estilo; ya no me interesa copiar una fotografía ni nada que no tenga una identidad propia. Hice new school por unos 15 años. Luego, cuando fui contratado para Last Rites, era el retratista a color de la tienda. En esa época todo era blanco y negro y yo era el único que hacía color en realismo. Ahora no hago eso. Todo ha sido una evolución natural.  Me sigo influenciando de todos los artistas,  por lo que me imagino que mi estilo seguirá cambiando.

stefano 6

¿Cuáles son tus máquinas de preferencia?

Considero que las electromagnéticas tienen más compasión con la piel. La máquina de bobinas rebota al bajarle la revolución, lo que permite pasarla más veces sin necesidad de dañar la piel, generando menos irritación, para que sea más saludable el cicatrizado. No quiero decir con eso que las rotativas sean malas, solo que yo aprendí de esa forma y domino mis máquinas de cierta manera. No me interesa aprender con esas ya que me siento cómodo con las bobinas. No porque sea moda tengo que cambiarlas.

¿Tus sumis los preparas con antelación o en el momento?

Los hago directamente de la botella, en el momento. No tengo los grises ya hechos porque el tono depende mucho de la piel. No todos tenemos el mismo color. De igual forma, mi unidad de poder no tiene números ni voltajes visibles. Me guío por el sonido y por la vibración, me gusta que se sienta uniforme el ruido, sentir que no voy a dañar la piel.  Trabajo como esos músicos que lo hacen a oído en vez de leer partituras.

¿Con qué agujas trabajas?  

Uso liner de 3, las que vienen soldadas hasta la punta. Son round tight. Me gusta hacer líneas bien delgadas pensando en el futuro, ya que en 10 años las tinta se expande y va a ser más gruesa. Mi medida preferida es la 15 magnum curva, es muy versátil. Podría hacer un tatuaje entero con una de esas. Permite hacer líneas muy perfectas, rellenar rápidamente y hacer sombras suaves. Para retratos, especialmente para los ojos, la 7 magnum es buenísima. La uso para detalles pequeños de sombras cerca de ojos, nariz, para una barba, etc.

¿Cuáles son tus tintas favoritas? 

He usado muchas marcas. Desde mis inicios uso Dynamic porque me parece excelente. Ahora me encanta el signature de Big Meas de Eternal, que es de línea. Es una tinta muy negra y líquida como la Dynamic pero tiene más pigmento negro. Por ejemplo, para el lettering, es increíble porque corre con facilidad. Permite tener la soltura de moverte y crear una línea larga sin problemas. Me hace sombras muy suaves y cuando cicatriza tiene un tono más cálido. En blancos, el White Knight de Eternal no lo cambio. A diferencia de los otros blancos de la marca, este tiene la misma cantidad de pigmentación pero es más líquido. Uno pensaría que más espeso tiene más pigmento, pero al final es más difícil que quede, que penetre bien la piel. El grano de esta es más fino y entra más fácil. Considero que en mis trabajos los blancos son bien brillantes y estoy muy contento con esas tintas.

stefano 1

Hablando de tinta blanca, ¿cuánto tiempo recomiendas al cliente estar fuera del sol para que el pigmento no se ponga amarillo? 

Al menos un mes completo y luego darle con bloqueador unos 3 meses más. La piel queda bien delgada al principio, por eso es que cuando el tatuaje está recién hecho se ve muy intenso y brillante. Ya cuando está más gruesa de nuevo puede recibir sol y se protege mejor. En general, con cualquier color lo recomendable es que pases 3 meses sin recibir sol directamente. Si vas a la playa, cúbrelos con la ropa, porque el bloqueador no siempre hace el trabajo completo.

¿Cuánto tiempo esperas entre sesión y sesión de una pieza grande?

En mis últimas experiencias, trato de trabajar por zonas debido a que viajo mucho y viene gente de otros lados. Hago una zona un día, el siguiente otra pegada a esa y así voy. Es un poco doloroso al principio en la parte que conecte, pero he llegado a hacer exitosamente una manga en 3 días seguidos. Uso una crema que se llama “Nothing” de la marca H2Ocean. Tiene un poco de lidocaína, así que con ella duermo la zona para que no sufran tanto durante la sesión. También, conozco muchos coleccionistas que preparan su piel antes de tatuarse. Desde 5 días antes se colocan crema con vitaminas y esto ayuda a la cicatrización. Así el tatuador no tendrá zonas secas ni escamosas que confundan o hagan difícil limpieza.

Cuéntanos sobre tu experiencia trabajando en Nueva York con Paul Booth 

Es una de las mejores cosas que me ha pasado. Aunque no soy un artista permanente ahí, tengo una excelente relación con él. Somos amigos de toda la vida. Last Rites es un estudio con tanto prestigio, además que ha aportado mucho a este mundo artístico. Ese espacio fue el primer estudio de tatuajes que incluyó una galería de arte, el Last Rites Gallery. Ahora encuentras que en muchos estudios está de moda eso que empezó Paul Booth. También, él marca una puerta a latinoamérica. Yo fui el primer latino que llegó allá. Después llamamos a Darwin, Logan Aguilar, Yomico Moreno.  Ahora está José Contreras de Venezuela.

¿Cómo ves el tatuaje en sudamérica comparado con el resto del mundo?

Creo que es muy individual, en todo país hay calidades de todo tipo. Hay artistas que se dedican y viven del tatuaje y son apasionados, y otros que lo ven solo como un negocio. No quiero decir que eso esté mal porque la gente que abre un estudio de tatuajes en una ciudad que no tenga, está contribuyendo a este mundo, pero creo que sudamérica tiene un corazón y un talento muy grande para ser explotado, por más que tengamos menos acceso a materiales. En Estados Unidos es muy fácil conseguir todo. Al menos en Sudamérica es un poco más difícil, pero igual eso no detiene a los artistas. Creo que los latinos tienen un buen nombre dentro de la industria del tatuaje y que hay mucho potencial así que vamos hacia arriba, cada vez mejor.

stefano 5

¿Qué le dirías a los jóvenes que están iniciando en este mundo?

Que estudien con un tatuador que les enseñe bien. Que no lo hagan en su casa como yo empecé, porque necesitarán ese apoyo. Ahora no tienes excusa para empezar sin información. Tienes la ayuda de estudios de tatuajes, puedes ver videos, ir a seminarios, estudiar. Más allá de solo ser aprendiz, ver clases de pintura, escultura, dibujo, en escuelas normales que no tienen nada que ver con el tatuaje. Eso hará la diferencia entre ti y los demás. Yo por ejemplo hice un curso de cómic porque hacía new school en Perú. Estudiaba diferentes formas de pintar, con diferentes materiales. De todo se aprende.  Al final, la educación es tu salvación. Nadie sabe todo; yo sigo estudiando. Siento que tengo tanto por aprender. Quiero seguir evolucionando y haciendo cosas cada vez mejores.

STEFANO: